Empezar con Pleo
Representation

Un buen descanso es algo básico en nuestras vidas. Y tras más de un año de pandemia… Apetece desconectar, ¿verdad?

Pero, precisamente por el contexto en el que vivimos, puede que encuentres que relajarte durante unos días libres es más difícil que nunca. Es normal: que si la fatiga pandémica, las restricciones…

Buenas noticias: te traemos cinco consejos muy sencillos (pero efectivos) para ayudarte a lograr una desconexión reparadora. Podrás aplicarlos tanto durante un fin de semana como un puente o unas vacaciones algo más largas.

Antes de descansar: déjalo todo atado

Irse a descansar con la sensación de dejarlo todo listo y previsto es el primer paso para que tu mente pueda desconectar. Por eso, sigue estas recomendaciones:

El día previo a tus vacaciones, reserva una parte de la jornada para organizar todo lo que debes cerrar o delegar. Puedes hacer un pequeño "autostatus" al inicio del día y otro al final.

Haz una lista, por orden de prioridad, de aquellas tareas que deben realizarse en tu ausencia. Y para las que no, inclúyelas al final con un par de líneas sobre por qué no es necesario que nadie se encargue. Puedes enviar este listado a tus compañeros a través del mail o importarlo a gestores de tareas como Asana o Trello, para así dar una mayor visibilidad a tu equipo.

Por último, habla con tus compañeros. A nadie le gusta encontrarse con trabajo extra en un mail recibido al final de la tarde, sin posibilidad de tener más información. Haz una videollamada o tómate un café y cuéntales exactamente en qué necesitarás ayuda. Ya sabes, hoy por ti, mañana por mí.

¡Y ahora vamos con las ideas!

Introduce pequeños cambios tecnológicos

La tecnología se ha convertido en una parte fundamental de nuestra vida, casi una extensión de nosotros mismos. Es normal: muchas personas ya no pueden realizar su trabajo sin un ordenador, un móvil o una tablet.

Calma, no te vamos a decir que no uses tus gadgets durante las vacaciones. Tu serie favorita o una videollamada con amigos son buenos planes para desconectar, sin duda.

Lo importante es que la tecnología no mantenga tu conexión con el trabajo. Para esto, puedes introducir algunos cambios en tu día a día.

  • Un detalle tan sencillo como cambiar los sonidos de tu móvil durante los días de vacaciones o incluso mantenerlo en silencio. También puedes establecer límites de uso, algo que ya permiten muchos smartphones.
  • No utilices el dispositivo de trabajo para asuntos personales. Es muy fácil que se te vaya el ratón a la bandeja de entrada o a ese mensaje que ha llegado en tu ausencia…
  • ¡Ah! Y una que nos agradecerás: desconecta la alarma. Parece lógico, pero luego llegan las 7 de la mañana y agggg.

Rétate a descubrir algo nuevo… cerca

Lo sabemos, viajar no es algo muy sencillo ahora mismo. Pero eso no quiere decir que sea imposible descubrir algo nuevo.

Si algo nos han enseñado estos meses es a valorar lo que dábamos por hecho. Tanto si estás en una gran ciudad como en una población algo más pequeña, seguro que hay algún lugar que tienes pendiente o en el que no habías reparado.

Un pueblo cercano, un monumento que siempre estaba lleno de turistas, una montaña que estás hart@ de ver en el horizonte… ¿Hay mejor momento para descubrirlos?

Practica hobbies nuevos

Una de las mejores maneras de desconectar es introducir actividades nuevas en nuestra rutina.

Si no sueles practicarlo, el deporte siempre es buena opción: desde un pequeño trote (solo necesitas unas zapatillas) a opciones cada vez más de moda como la escalada —hay muchos rocódromos urbanos— , el paddle surf, si tienes costa cerca, o el yoga.

También puedes aprovechar para dar tus primeros pasos en un nuevo idioma o tomarte tu tiempo para atacar a ese libro que lleva meses haciéndote ojitos desde la estantería.

¿Oyes eso? No, porque estarás en silencio

Este consejo es tan sencillo como difícil a veces: busca un rato para estar a solas y en silencio. Y por “a solas” nos referimos a soledad física y digital.

Da un paseo por el campo o simplemente disfruta de la comodidad de tu hogar. Eso sí, en silencio. La ausencia de ruido tiene efectos positivos en nuestro organismo. Según un estudio publicado por la revista Heart en 2006, con tan solo 2 minutos de silencio podemos aliviar la tensión en cuerpo y cerebro.

Y hay más: el silencio nos ayuda a mejorar el sueño y también aumenta la creatividad y el aprendizaje.

Usa tus manos

Piénsalo: nos pasamos el día tecleando, pulsando, escribiendo. Parece que hemos desterrado de nuestra rutina el tomarnos un rato para crear algo con nuestras propias manos más allá de las pantallas. Sin embargo, está demostrado que las manualidades fomentan la creatividad y nos ayudan a relajarnos.

Tienes cientos de ideas para escoger: desde coloridos e intrincados mandalas para despejar tu mente a los tradicionales puzzles, pasando por maquetas.

Y también puedes ponerte manos a la obra en otros contextos, como haciendo pan casero (agua, harina, levadura, aceite y ganas de amasar) o la jardinería.

Esperamos que estos consejos te ayuden a desconectar durante tus días libres. Y si tienes alguna otra recomendación, compártela con Pleo a través de las redes sociales. ¡Tomamos nota!

Alejandro Salse

Marketing Manager de Pleo España

Pongo eñes a todo lo que Pleo te cuenta, sobre todo en este blog. ¿Necesitas algo? Te leo en mi mail y también en LinkedIn.

alejandro@pleo.io